Diseño de páginas web

Cómo hacer un diseño de página web que vende y no una tarjeta de presentación

La competencia en Internet ha provocado que haya que esforzarse por destacar y -además de la calidad del producto o servicio que se ofrezca- es muy importante el diseño de la web para lograr vender más que la competencia.

Para ayudarte a diferenciarte con un diseño de páginas web profesional, te vamos a dar varias recomendaciones que garantizarán el éxito de tu sitio de tu página, lo que al final se traducirá en un mayor número de ventas.

 

Diseña una estrategia general

En este primer paso debes definir los objetivos que deseas alcanzar a corto, mediano y largo plazo, así como las acciones que te llevarán a alcanzarlos. El propósito de tener una estrategia demarcada es que sepas hacia dónde vas y las mejoras que debes realizar a la página web.

Uno de los puntos principales debe ser el volumen de ventas que quieres tener y partir desde allí hacia el resto de los puntos. ¿Por qué? Porque necesitarás dinero para realizar el resto de las acciones necesarias, por ejemplo, ampliar los recursos del alojamiento web si el crecimiento va según lo planeado.

 

Define tu público objetivo o Buyer Persona

El Buyer Persona no es otra cosa que el público objetivo que crees que será tu modelo de clientes. Es importante que definas a quién quieres venderle para saber qué estrategias son las más apropiadas.

Debes estudiar cuáles son sus horarios de compra, las marcas más vendidas, los métodos de pago preferidos, la edad promedio de los compradores y qué dispositivos usan para comprar y así adecuar el contenido a su pantalla.

 

Estudia tu competencia

Especialmente, los que más destacan en tu nicho particular, es decir, no estudies a Amazon o eBay, ya que estos gigantes eCommerce abarcan mucho, más bien céntrate en la competencia inmediata. Si haces SEO Local, puedes estudiar las empresas cercanas a tu ubicación y las opciones que ofrecen.

Además, dale un vistazo a las keywords que atacan, cómo es su interlinking, las redes sociales que usan y las estrategias que aplican en cada una, así podrás ver qué les sirve y qué no. Aunque es lógico que debes darle tu originalidad a cada aspecto y no ser una copia barata de otro eCommerce, sí tienes que aprovechar lo que a otros le funciona, pues eso significa que es lo que tu buyer persona quiere o prefiere.

 

Crea un catálogo segmentado

La disposición de los productos es muy importante, por eso, una forma sencilla de mantener todo en orden es crear un catálogo con diferentes segmentos, puedes hacerlo como un documento descargable o como una página de la web. También, es válido crear categorías y subcategorías dentro del menú principal.

 

Elije un buen hosting

El alojamiento web influye mucho en el rendimiento de tu web de ventas, pues la velocidad de carga, el espacio de almacenamiento y la caché determinan la cantidad de información que puedes colocar en tu web y cómo pueden disponer de ella los clientes.

Lo más probable es que tengas que empezar con un plan básico con los recursos justos, pero con el tiempo deberás ampliarlo, y un buen hosting es fácilmente escalable, así que estudia la oferta que tienen los distintos proveedores.

 

Instala un CMS y complementos apropiados

El sistema de gestión de contenidos (CMS, por sus siglas en inglés) es el programa que te permitirá diseñar todos los elementos de tu página web perfecta para vender.

Hay varios CMS especializados en comercio electrónico como PrestaShop y Magento, pero uno de los más populares es WordPress y su complemento WooCommerce.

Este último dueto, además de ser bastante completo en funciones, es muy fácil de usar y de integrar con otros cientos de programas que te serán útiles y necesarios para optimizar tu web. Sin embargo, cada uno de los gestores de contenido del mercado tienen sus ventajas especiales.

 

Optimiza la usabilidad y la navegación sencilla

Estos son dos de los aspectos que más influirán en que un usuario haga rebote o no, pues si tu página es complicada y el proceso de compra requiere una infinidad de datos personales, el usuario simplemente se irá.

Por eso, solicita solo los datos necesarios, aclara los costos de envío y las políticas de reembolso; otra buena idea es usar migas de pan para ayudar al cliente a ubicarse dentro del sitio web.

 

Crea canales de soporte y de contacto

Debes contar con un formulario de contacto que permita a los usuarios hacerte alguna pregunta, sugerencia o queja. Pero no solo te quedes con la opción de que los usuarios puedan interactuar, motiva esa acción con CTA en el email marketing que uses o hasta en el proceso de compra.

 

Implementa un carrito de compra

Los carritos de compra ya no son solamente un símbolo o ícono en una tienda online, ahora también se usan para agregar información sobre el producto y opciones de gestión de compras como eliminar un producto, opciones de pago disponible para cada elemento, etc.

De hecho, algunos complementos permiten integrar los carritos de compra a la estrategia de emailing para motivar al usuario a retomar una compra inconclusa.

 

Usa bien las imágenes

El elemento visual en el diseño de tu página web es relevante para vender, pero puede estorbarte si no lo optimizas. En el caso de las imágenes, eso implica seleccionar las que den una buena imagen del producto, que se vean bien en toda pantalla, que tengan un ALT con keywords y que pesen poco.

Es infaltable un plugin que te ayude a optimizar las imágenes, a gestionarlas con galerías segmentadas y a administrar la subida de estas desde tu almacenamiento. La primera página o home de tu web debe tener unas pocas fotos que destaquen y que llamen la atención.

 

Emplea un copywriting apropiado

Aunque lo mencionamos como último punto, el texto es igual de relevante que el resto de los antes mencionados. Usa el copywriting para dejar claro que tu web está para vender un producto o servicio, si bien tienes que ser discreto y no parecer desesperado.

Si vas a tener un blog, crea posts breves pero sustanciosos en cuanto a información, pues es mejor ir al grano con unas 500 palabras que extenderse en cosas sin importancia con 1000 palabras; claro que, en ocasiones, deberás explicar en detalle algunas cosas.

Estas sugerencias también sirven para redactar las descripciones de los productos.

 

Diseñar una página web de ventas no tiene que ser cuesta arriba, solo tienes que seguir las sugerencias que has leído y verás cómo destacas entre la competencia y aumentas tus ganancias.