panfleto

10 Consejos y ejemplos de folletos publicitarios que venden

¿Te han llegado a decir que los folletos se han vuelto cosa del pasado? Permítenos decirte que esto no es así. Los folletos publicitarios siguen siendo una herramienta de marketing sumamente útil para captar clientes potenciales.

Así pues, si estás interesado en hacer folletos publicitarios que vendan, en esta oportunidad te daremos 10 consejos que garantizarán tu éxito.

Sin embargo, antes de pasar al tema en cuestión, haremos un breve repaso de lo que es un folleto y los tipos de folletos que existen ¡Empecemos!

¿Qué es un folleto?

Si vamos directamente al diccionario, un folleto es un impreso de corta extensión en el cual se explica algo. Este puede tener una función netamente informativa, por ejemplo, un folleto acerca del embarazo precoz, o una función publicitaria.

Esta última función es la que más ha tomado preponderancia en los últimos tiempos, siendo que un folleto puede servir para dar a conocer a un grupo de individuos productos, servicios, campañas o promociones de una determinada empresa.

Dicho esto, es importante resaltar que este tipo de texto suele ser muy breve, conciso y apoyado fuertemente en una diversidad de elementos gráficos como lo pueden ser imágenes, fotografías, infografías, etc.

En función del objetivo establecido, deberás planificar la forma en la que los repartirás al público que te interesa. Una idea interesante es recurrir a empresas de buzoneo en Madrid o en la ciudad que más te interese.

buzoneo

Tipos de folletos

En cuanto a los tipos de folletos que existen, podemos encontrar diversos formatos con sus respectivas características que permiten distinguirlos entre sí y que suelen adaptarse a las necesidades de cada individuo o empresa.

Aun cuando en el diseño de un folleto existe un sinfín de posibilidades, en esta ocasión nos centraremos principalmente en 4: dípticos, trípticos, flyers y polípticos.

Dípticos

Un díptico es un folleto publicitario con una estructura simple y fácil de hacer. Para hacer un folleto de este tipo, sencillamente tienes que coger una hoja y doblarla por la mitad. Esto hará que dicha hoja presente dos caras exteriores y dos caras interiores.

En las caras exteriores se debe colocar el logo, contacto, dirección y otros elementos corporativos del negocio, mientras que en las caras interiores se debe añadir el contenido que se desea presentar.

En cuanto a las medidas de un díptico, se recomienda que mida 12 x 12 centímetros estando plegado y 24 x 12 cm estando abierto.

Trípticos

Por su parte, un tríptico es un folleto plegado en tres partes con forma de acordeón, logrando un total de seis caras. Precisamente por esto último estos folletos suelen ser especialmente recomendables para describir productos o servicios, valiéndose tanto de contenido textual como visual.

Las medidas recomendables de un tríptico son ligeramente superiores a las de un díptico, siendo que te sugerimos usar una hoja de 29,7 x 21 cm estando abierta y de 21 x 10 cm estando plegada.

Con respecto al contenido de las caras del tríptico, las tres caras exteriores deben servir de portada y cierre, con la opción de dejar la del medio sin contenido alguno. En cambio, las tres caras interiores deberán usarse para exponer el contenido deseado.

Flyers

Un flyer presenta una estructura mucho más simple que los dos anteriores. También llamado volante, este folleto puede estar constituido de una o dos caras impresas, en las cuales se coloca tanto la información que se desea transmitir como el nombre y demás elementos de la empresa.

Los flyers tienen una forma cuadrada o incluso rectangular y pueden hacerse en diferentes medidas como A4, A5, A6 o 10 x 21 centímetros.

Los dos puntos fuertes de este tipo de folleto es su sencillez en cuanto a formato y que es bastante económico, lo cual lo hace ideal para campañas publicitarias.

flyers

Polípticos

Por último, tenemos los polípticos, los cuales son los folletos que están conformados por una cantidad mayor a 4 partes cuando están plegados. Siguiendo lo anterior, tenemos que un folleto políptico tiene como mínimo 10 caras: 5 exteriores y 5 interiores.

En cuanto al uso de estos panfletos publicitarios, suelen reservarse para explicar detalladamente un tema mediante textos, gráficas y otros elementos visuales. Además, los polípticos suelen ser perfectos para diseñar catálogos en donde se presenten una gran variedad de productos o servicios.

Asimismo, debido a la gran cantidad de contenido, te recomendamos usar las siguientes medidas si deseas diseñar un políptico: A4, A5, A6 y A7.

Antes de cerrar con este punto, cabe advertir que es muy importante saber organizar y preparar el contenido de un políptico, puesto que puede resultar difícil la lectura del mismo al contener muchas capas. Por tanto, asegúrate de hacer un diseño que guíe al lector en todo momento.

Consejos para hacer folletos publicitarios atractivos

Ahora que ya conoces lo que es un folleto y los tipos que existen, podemos pasar al tema que nos atañe en esta oportunidad, el cual es brindarte consejos para hacer folletos publicitarios que llamen la atención de cualquiera que lo vea.

Aun cuando existen muchos consejos más, nos centraremos en los siguientes 10 consejos que estamos seguros de que marcaran la diferencia.

Conoce a tu cliente

Antes de hacer un folleto, es fundamental que dediques tiempo a conocer a tu cliente potencial. Para ello recopila datos sociodemográficos como el género, edad, sexo, profesión, necesidades y otros datos de interés de la mayor cantidad de individuos posibles.

Una vez hayas hecho esto, podrás elaborar un mensaje, una oferta e incluso un diseño que le sea atractivo a tu público objetivo. De esta manera, más allá de tener un folleto bonito, tendrás un folleto con una propuesta sólida que atraiga a más clientes.

Así pues, para lograr obtener la información que necesitas utiliza entrevistas, encuestas, investigación de mercado, investigación de redes sociales, entre otras técnicas.

Define un objetivo

Si ya conoces a tu cliente potencial o buyer persona, lo siguiente que deberás hacer es establecer el objetivo principal de tu folleto.

¿Quieres dar a conocer tu empresa? ¿Deseas vender un servicio en particular? ¿Planeas mostrar un catálogo de los productos que tienes para ofrecer? Es importante plantearte este tipo de preguntas.

Asimismo, te sugerimos que diseñes un folleto de manera tal que cumpla con un objetivo único. Recuerda que la brevedad en este tipo de textos es clave y si los elaboras con la intención de abarcar muchas cosas a la vez, lo más probable es que no logre alcanzar ninguna.

Atrapa la atención del cliente

¿Conoces a tu cliente? Bien ¿Ya sabes cuál es el objetivo de tu folleto? Perfecto. Una vez que determines el receptor y el mensaje, lo siguiente será determinar la forma en que vas a transmitir dicho mensaje.

De nada vale tener una buena propuesta si no sabes cómo transmitirla de manera efectiva. Para ello, te recomendamos usar el modelo AIDA, el cual está pensado para que todo mensaje publicitario capte la atención de las personas que lo escuchen o lean.

Así pues, tu folleto debe ser capaz generar Atención, Interés, Deseo y Acción. Si logras diseñar un folleto con estos cuatro elementos en él, tu campaña publicitaria calará mucho mejor.

Coloca la información más importante arriba

Ahora que hemos abordado los aspectos más generales de un folleto, es momento de centrarnos en el diseño del mismo y en sus detalles.

La siguiente recomendación es que diseñes tu folleto publicitario de tal manera que se lea de arriba a abajo. Con esto en mente, busca que la información más importante este siempre en la parte superior del mismo, mientras que la información complementaria la dejes en la parte inferior.

El motivo de esto es simple: desde pequeños estamos acostumbrados a leer de arriba abajo y de izquierda a derecha. Por consiguiente, un folleto no solo debe respetar estas costumbres, sino también sacarles partido. Además, esto contribuirá a la recepción del mensaje.

¡Cuida la portada del folleto!

Algunos dicen que la primera impresión es la que cuenta. Esto mismo es aplicable para los folletos publicitarios, puesto que las personas que reciben un folleto en la calle lo primero que ven es la portada del mismo.

Además, gran parte de estas personas suelen ver solamente la portada y si acaso ojear su contenido, por lo que si no generas un impacto desde el primer momento es muy probable que tu folleto termine en la papelera más cercana.

Por consiguiente, a la hora de diseñar la portada, busca que el título y las imágenes resulten llamativos a tal punto que incentiven al lector del folleto a querer leer más. También puedes hacer uso de eslogan u otros recursos para llamar la atención con tu campaña publicitaria.

Una imagen vale más que mil palabras

Como mencionamos anteriormente, un folleto publicitario suele apoyarse mucho en contenido visual para reducir el número de palabras necesarias para explicarle una propuesta, servicio o producto a un potencial cliente.

Asimismo, las imágenes que coloques en tu folleto no deben de estar de adorno o simplemente para que se vea más bonito, deben cumplir con un propósito, deben transmitir información de manera directa o sutil.

Por tanto, coloca imágenes, gráficos, infografías y otros elementos que refuercen el mensaje que le quieres hacer llegar a la persona que se tome la molestia de leer tu folleto. Por supuesto, no olvides cuidar la calidad de las imágenes.

Resalta el contenido más importante

Hay ocasiones en que no basta con simplemente colocar la información más importante arriba del todo, sino también resaltarla para que el lector le sea mucho más sencillo digerir y quedarse con el mensaje que le quieras transmitir.

Resaltar fragmentos de un texto en negritas o en otros colores es una buena técnica para destacar las ideas más importantes y que sirvan como un resumen. También puedes cambiar el tamaño de las letras, la fuente o grosor de las mismas para que se diferencien del resto del texto.

Así pues, incluso con estas técnicas puedes hacer que una persona que no esté motivada a leer tu folleto por completo, se quede con las ideas principales del mismo tan solo con leer lo que le resaltes, mientras que a su vez refuerzas la lectura del individuo que lee todo.

panfleto

Ve directo al grano

Siempre debes valorar el tiempo de las personas que se toman la molestia de leer tu folleto publicitario. Debes pensar que cada una tiene trabajo, familia, obligaciones y demás actividades que incentivan a que solo le dediquen una pequeña cantidad de tiempo a otros asuntos.

Por consiguiente, sé lo más preciso que puedas a la hora de escribir el texto en tu folleto, explicando en pocas palabras tus productos o servicios, cuáles son los beneficios que le ofreces a la persona al trabajar contigo y la manera de contactarte.

Al hacer esto en tu folleto, seguramente las personas lo querrán leer con más detenimiento. Además, recuerda que puedes usar imágenes para facilitar aún más tu labor.

Genera confianza en tu cliente potencial

Uno de los factores determinantes a la hora de concretar cualquier negocio es la garantía que le puedes ofrecer al cliente. Puede que tu folleto publicitario llame la atención y la oferta que estás promocionando sea sumamente atractiva.

Sin embargo, si no le logras inspirar confianza a tu cliente potencial, probablemente no termine de contratar tus servicios por más que le llamen la atención.

Así pues, no te olvides de colocar tus números de contacto, dirección del negocio y dedicar un apartado en el cual dejes claro las garantías o sistema de devolución de tu negocio en caso de algún inconveniente.

Agrega una llamada a la acción

Por último, todo mensaje publicitario debe cerrar con un llamado a la acción. Esto no es más que invitar al cliente potencial a realizar una acción en concreto que resulte beneficioso para tu empresa.

Por ejemplo, puedes invitar a la persona que haya leído tu folleto a que te llame si se encuentra interesada en tu propuesta, que te escriba un mensaje por WhatsApp o que te siga en tus redes sociales.

Asimismo, es fundamental que la llamada a la acción la hagas de manera explícita y directa. No te limites a poner tu contacto en el folleto, añade un “llama ahora”, “guarda mi número”, “escribe un correo a”, etc.

Conclusiones

En síntesis, para diseñar un folleto publicitario debes seguir los siguientes consejos:

Esperamos que esta información te haya sido de mucha utilidad y que el próximo folleto publicitario que hagas te genere mucho éxito.